Elisa Vázquez de Gey

Fotografía de Elisa Vázquez de Gey

© Xosé Reigosa    

Suelo escribir por las noches, pero las ojeras me las regaló la naturaleza.

Al principio tuve escarceos con la poesía, la crítica literaria y la pedagogía. El que sepa buscar, en librerías de viejo encontrará mis obras. Ya no.

De mis años de profesora conservo la curiosidad por descubrir lo que los demás saben. De la herencia de mi abuela la sonrisa y la manera de contar. De mi patria la retranca.

No sé si he dicho que soy autora de biografía y de novela histórica. Es que me asombran las vidas estraordinarias, los perfiles desbordados, irrepetibles, notables.

Tres mujeres únicas me prestaron sus historias: Ana Delgado Princesa de Kapurthala, Misterio del Cobre africana en La Habana colonial y Ada Falcón la diva del tango argentina. Ellas tres manejan mi vida, cómo no. Lo más preciado de un autor son sus personajes.

Vivo en Lugo, mi ciudad tiene más de dos mil años y se conserva de cine. Quien pudiera decir lo mismo.